Grasa localizada en mujeres

El modo en el que se gana grasa, se pierde o se recupera después de haberla perdido, tiene la capacidad de alterar como se distribuye la grasa corporal, siendo especialmente relevante para las mujeres que quieren perder grasa en el tronco inferior. Si se produce una situación en la que se recupera más grasa de la que partía antes de la dieta (incluso si ella termina con el mismo porcentaje de grasa corporal), podría hacer que hacer dieta después fuese más problemática.

En un estudio, donde hombres y mujeres fueron sobrealimentados para que engordaran, ambos grupos ganaron tanto grasa en el tronco superior como en el inferior, donde en el tronco superior los adipocitos (células que almacenan grasa) aumentaron su tamaño, mientras que los adipocitos del tronco inferior aumentaron su número. Los sujetos aumentaron (de media) unos 3Kg de grasa en 8 semanas, donde 2kg fueron al tronco superior y 1kg al tronco inferior. Las siguientes 8 semanas, se pusieron a dieta, perdiendo 3kg de grasa, donde la grasa del tronco superior se perdió, pero en el tronco inferior se mantuvo 500g de grasa ganada anteriormente.

Seguramente, si ellos se mantuvieran haciendo dieta, perderían la grasa ganada del tronco inferior , sin embargo ¿Qué ocurre con la gente que se pone a dieta y recupera la grasa que había perdido? Numerosos estudios han encontrado que la distribución de la grasa corporal puede cambiar con esta situación. Por un lado, las mujeres que han recuperado peso después de estar a dieta, aumentan la grasa en la zona de los muslos un 102% (2% más que cuando comenzaron) incluso aunque solo hubieran recuperado el 83% del peso total perdido. Si ellas recuperaran el 100% del peso perdido, la ganancia de grasa en esa zona debería ser mayor.

Si juntamos todo esto, vemos como la mujer tiende a ganar grasa tanto en el tronco superior, como en el tronco inferior, sin embargo, le es más fácil perder la de la parte de arriba, y más fácil de almacenar en la parte de abajo.

grasa localizada

 

De forma resumida, cada vez que una mujer se pone a dieta, pierde varios kilos, siendo una mezcla de masa muscular por la falta de entrenamiento con pesas + grasa + glucógeno y agua por cortar carbohidratos. Esto hace que el organismo se defienda aumentando la sensación de hambre y reduciendo las calorías que se quema tanto en reposo (metabolismo basal) como con la actividad diaria (NEAT + ejercicio físico), ya que es un mecanismo totalmente normal. A menor ingesta calórica, mayor será esta adaptación (siendo este el problema más habitual en las mujeres que hacen dietas de 800-1200Kcal). Incluso aunque nosotros aumentemos nuestra ingesta calórica, nuestro organismo no quemará tantas calorías como antes, por lo que es muy fácil conseguir un balance calórico positivo, y por lo tanto, aumentar la grasa corporal.

De esta forma, las mujeres verán como cada ciclo de “dieta” que hacen van aumentando más y más su grasa corporal, centrándose sobre todo en el tronco inferior (caderas, glúteos y piernas). Este efecto, como es obvio, se ve potenciado en aquellas mujeres cuyos niveles de estrógenos son bajos, caso de menopausia o chicas jóvenes con alguna alteración en los niveles de esta hormona. La razón de ello, es que los estrógenos evitan que hayan niveles altos de LPL, enzima encargada de almacenar la energía en el adipocito (al contrario que las prostaglandinas, que si pueden elevarla).

Resumiendo:
Dietas bajas en calorías + entrenamiento sin pesas → Pérdida de grasa y músculo → Mayor sensación de hambre y menor gasto calórico → Recuperas la grasa que has perdido → Aumenta la grasa en el tronco inferior siendo más difícil de eliminar de cara a un futuro.

Espero que os ayude a abrir los ojos, y ver que la clave NO es comer menos, sino saber como comer y entrenar.

Entrena-saludable-mujeres-motivacion

Deja un comentario